martes, 24 de mayo de 2011

Orientación para estimular a un bebe de 7-12 meses- Área perceptivo-manipulativa

El niñ@ a los 7 meses es capaz de coger voluntariamente y sostener un objeto en cada mano, siendo capaz de mirar un tercero.

A partir de esta edad el niñ@ puede pasar un objeto de una mano a otra. además es capaz de coger objetos pequeños, usando el dedo índice y pulgar. Explora y descubre su propio cuerpo (barriga, pies, ...) y sonríe ante su imagen en el espejo.
 
Entre los 8 y 9 meses, aumenta el registro en su actividades manipulativas: golpea dos objetos, golpea sobre una superficie, deja un objeto para coger otro, tira un objeto al suelo y lo busca con la mirada.

De los 9 a los 10 meses es capaz de destapar un objeto oculto ante su presencia.

Alrededor de los 10 meses le gusta sacar y,  posteriormente, meter objetos en un recipiente.

En torno a los 11 meses realiza exploraciones con el dedo índice (pulsa botones, señala,...) y comienza a utilizar estrategias para lograr algo (por ejemplo, tirando de un cordel para que suene la música).

A los 12 meses señala imágenes en un cuento y empieza a asociar objetos con su uso (lápiz/ garabatear, peine/peinar,...).

A lo largo de este período se desarrolla la imitación y la intencionalidad.





Criterios de Estimulación


En esta etapa el niñ@ desarrolla su inteligencia a través de la manipulación y la experimentación, es por esto que su entorno debe cubrir las nuevas necesidades que plantea:

Necesita objetos para desarrollar sus nuevas capacidades de manipulación y observación de los objetos.

Necesita objetos variados que fomenten adaptar esas nuevas capacidades a las características de los mismos (distintas formas, tamaños, texturas...).

Cualquier objeto es un juguete, tanto los propiamente dichos (cajas de actividades, cuentos que estimulan los sentidos, encajables con soporte fijo, juegos sonoros con tambor, maracas, pianos,...), como muchos objetos de la casa que podemos aprovechar siempre que no sean peligrosos para el niñ@ (recipientes de plástico, pinzas de la ropa, cacerolas, tapones grandes,...).

Necesita aprender a través de la interacción con el adulto, el cual va a estimular adecuadamente el desarrollo del niñ@ si mantiene una actitud adecuada:

Ten paciencia y déjale hacer, no te anticipes y déjale percibir las consecuencias de sus propias acciones.

Aprovecha las diferentes estancias de la casa, en donde la variedad de estímulos se producirá de forma natural (en el baño, la cocina, salón...) para interactuar con él y siempre con supervisión.

Fomenta las actividades al aire libre (en el jardín, playa, etc.).

Juega con tu hijo delante del espejo (peinándolo, haciendo muecas y pedorretas...).

Juega con tu hij@ a provocar efectos interesantes (por ejemplo, a dar al interruptor de la luz) y ayúdale a observar las consecuencias de su acción (se enciende/apaga la luz).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada